Reclutando programadores: juniority

Reclutando programadores: juniority

¿Cuantas veces te cruzaste con alguien supuestamente de cierto nivel de “seniority” que estuvo por encima de las expectativas para ese nivel? Yo creo que muy pocas veces. En general creo que la situación más común es la inversa: quien en los papeles es nivel X , en la práctica termina siendo nivel Z (siendo Z < X). Es por esto que cuando tengo que hablar de seniority prefiero utilizar el término juniority, ¡ja!.

Más allá del chiste, creo que los niveles de seniority/juniority son clasificaciones bastante inútiles en la mayoría de los casos. Las clasificaciones tienen utilidad cuando cada clase tiene un significado universal que permite establecer un lenguaje común. El nivel de seniority suele asociarse a la experiencia. El problema es que no hay un acuerdo universal respecto de cuanta experiencia se requiere para cada nivel de seniority. Para CESSI por ejemplo, senior implica más de 4 años de experiencia, pero conozco de organizaciones en las que se requiere más de 6 años para ese mismo nivel.

Pero aún pudiendo lograr un acuerdo universal sobre la cantidad de años de experiencia de cada nivel de seniority, hay algunas otras cuestiones a considerar:

  • el tiempo que se realiza una actividad de índole intelectual no resulta necesariamente proporcional al nivel de maestría de la persona en esa actividad.
  • en muchos casos resulta más relevante la cantidad de experiencias que la duración de la experiencia. No es lo mismo una persona que durante 6 años trabajó tan solo en 2 proyectos que una persona que en 3 años trabajó en más de 10 proyectos. Yo creo que en la mayoría de los casos preferiría a esta segunda persona.
  • finalmente hay otro conjunto de factores que suelen influir en la determinación del seniority, cuestiones tales como aptitudes, habilidades y conocimiento, temas que trataré en el siguiente artículo.

continuará…

Reclutando programadores: perfiles

Para algunos el término “programador” no resulta apropiado para describir a aquellos que desarrollan software de forma profesional, por el simple hecho que la actividad de programar es solo una parte de lo que hay que hacer. Un término mucho más aceptado es “desarrollador”. Pero  incluso hay empresas que prefieren hablar en formal general de “Ingenieros”, independientemente de que una persona tenga formalmente ese título académico.  A propósito de esta diversidad de terminología, hace un par de años la Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos de Argentina (CESSI) llevó adelante una iniciativa para “estandarizar” los perfiles informáticos. Esta iniciativa derivó en La guía de perfiles ocupacionales de TI. Si bien desconozco cuán utilizada es esta guía en la actualidad por las empresas del sector, creo que resulta un buen punto de partida para hablar sobre perfiles informáticos.

Esta guía no menciona explícitamente un perfil de programador. Los roles más “cercanos” que menciona son: Desarrollador de Software y Arquitecto de Software. Personalmente me gusta la descripción de los perfiles, creo que es bastante completa aunque algunos detalles que me llamaron la atención:

  • En el caso del arquitecto se menciona explícitamente entre sus habilidades “Pasión por la tecnología”. Esto me parece fantástico pero me llama la atención que tal característica no figure entre las del desarrollador. No digo que este bien ni mal, simplemente me llama la atención y me hace pensar, en este momento no tengo opinión formada al respecto.
  • Creo que nunca me convenció la idea de “EL arquitecto” (a pesar de haber tenido ese “título” en uno de mis trabajos). Pero creo que de aceptar la existencia de dicho perfil imagino que es naturalmente un perfil senior. Sin embargo la guía de CESSI propone dos niveles de arquitecto: semi-senior y senior.

Este último punto abre la puerta para hablar sobre “seniority”, pero eso será parte de otro post ya que es un tema para hablar largo y tendido.

Continuará…

Reclutando programadores: cortesía

Reclutando programadores: cortesía

Una empresa analiza el CV de una candidato, lo contacta y decide citarlo para una entrevista. El candidato acepta la invitación y la entrevista se concreta. La empresa finalmente por X motivo decide no contratar al candidato pero no se lo notifica explícitamente, simplemente no vuelve a contactarlo.

Fea la actitud.

Si el candidato se tomó el tiempo para asistir a la entrevista, la empresa debería mínimamente enviarle un mail para notificarle su decisión. No pretendo que la empresa de explicaciones, simplemente que tenga la cortesía mínima de enviar un mail para que el candidato no quede pendiente de una falsa ilusión. Y no importa que la entrevista haya terminado con la clásica frase “Gracias por venir, si decidimos avanzar con el proceso te llamamos”, creo que de todas formas hay que notificar al candidato, es una cuestión de cortesía.

Adicionalmente si se le pidió al candidato resolver algún tipo de ejercicio considero que la empresa debería mínimamente dar algún tipo de feedback al respecto. Una vez más una simple cuestión de cortesía. El costo es mínimo y deja una buena imagen de la empresa.

Reclutando programadores

Desde hace ya un par de años que la demanda de profesionales informáticos en Argentina está por encima de la oferta disponible. Por esto es que algunas empresas han comenzado a prestar mayor atención a ciertas cuestiones como el proceso de reclutamiento y los planes de carrera.

El año pasado una empresa en que había trabajado como empleado tiempo atrás, me contactó para que los ayudara con un plan de entrenamiento para programadores y líderes técnicos. Nos reunimos a hablar del tema para entender mejor sus necesidades y finalmente terminé presentando una propuesta integral que incluía trabajar sobre el proceso de reclutamiento, el entrenamiento y los planes de carrera. Si bien el proyecto nunca se concretó, yo estuve pensando bastante en el tema y un libro que lei recientemente me ayudó a confirmar algunos puntos de mi visión.

Una charla que tuve con un colega la semana pasada me motivó para compartir mis ideas, así que decidí inaugurar una nueva serie de artículos en este blog y que voy a bautizar como: “Reclutando programadores”.

Continuará…

recluting