El dilema de dónde estudiar informática, algunas cuestiones a considerar

El dilema de dónde estudiar informática, algunas cuestiones a considerar

En la época en que inicié mis estudios universitarios todavía estaba vigente la creencia de que un estudio universitario “aseguraba un futuro”. Con lo cual si uno tenia la posibilidad económica y las ganas de hacerlo, solo había que decir qué estudiar. Al mismo tiempo en aquella época (fines de los ’90) internet no era lo que hoy y el acceso a la información era mucho más acotado. Hoy en día las cosas han cambiado mucho, comenzando por el hecho de que ya es claro qué hacer una carrera universitaria no asegura un futuro.

En en el caso particular de la informática hoy en día existen muchas opciones de estudio tanto dentro como fuera de la universidad. Intentaré resumir algunas de las opciones en forma simplificada.

Dentro de la educación universitaria hay un conjunto interesante de opciones que no existían cuando yo comencé a estudiar. En este punto me refiero concretamente a carreras universitarias cortas: diplomaturas y tecnicaturas como las que ofrece la Universidad Nacional de Quilmes. Son carreras cortas de 2 o 3 años que representan una opción rápida (en comparación con las carreras tradicionales) para la inserción laboral.

Fuera de la educación universitaria hay dos subgrupos: la educación no universitaria formal y la informal. Con educación no universitaria formal me refiero a carreras terciarias que tienen el aval/regulación del estado. Un caso de esto son las tecnicaturas superiores que ofrecen los Institutos Superiores de Formación Docente y Técnica.

En cuanto a la educación informal tenemos una variada oferta que incluye cursos presenciales, como los que ofrecen IT College, Digital House y Educación IT y cursos online, como los disponibles en Acamica y Coursera. Algunas de estas instituciones ofrecen incluso algunos cursos en modalidad mixta de clases online y encuentros presenciales. Estos tupo

Para cerrar esta enumeración vuelvo al comienzo: las carreras universitarias tradicionales de informática. Ingenierías y licenciaturas, carreras largas, de 4 o 5 años en los papeles pero más cerca de los 7 u 8 años en la práctica. Incluso dentro de esta opción hay varios caminos, uno típico de polémica es universidad pública o universidad privada.

Personalmente no creo que haya una opción mejor que otra, es simplemente una cuestión de expectativas y necesidades. Lo que me parece interesante e importante es que hay muchas opciones y la profesión está en ascenso. Al mismo tiempo es importante tener presente que el estudio es un primer paso que no está necesariamente relacionado al desempeño profesional. He trabajado con excelentes profesionales de diversa formación, algunos de ellos nunca completaron un estudio formal.

Insisto en que es una cuestión de expectativas, lo cual no es un tema menor. Si lo que pretendemos es hacer apps para iPhone, no me parece que sea imprescindible hacer una carrera universitaria larga. Pero si lo que buscamos es hacer aplicaciones de tiempo real tal vez sea distinto.

Cada una de las opciones de estudio habilita un conjunto de potenciales oportunidades. Un ejemplo concreto: conozco de empresas que para determinados puestos solo contratan personas con título de ingeniero y solo de determinas universidades. Tal vez este tipo de políticas cambie a futuro, pero no estoy tan seguro. De todas formas, si a uno no le interesa trabajar en empresas con esas políticas, no tiene de qué preocuparse. Ojo, con esto no estoy diciendo que sea mejor estudiar ingeniería, sino que lo importante es tener en claro las expectativas de cada uno y elegir en base a eso.

Estudio sobre enseñanza de métodos ágiles (pedido de ayuda)

El principal foco de mi trabajo de investigación este año es la enseñanza de métodos ágiles en carreras universitarias de grado en Argentina. En ese sentido llevo publicados dos trabajos:

  • Introducing Agile Methods in Undergraduate Curricula, a Systematic Mapping Study, publicado en CACIC 2019
  • Initial Assessment of Agile Development in the Undergraduate Curricula, publicado en WBMA@AgileBrazil 2019

El primero es una revisión de sistemática de publicaciones. El segundo es un trabajo basado en una encuesta realizada a estudiantes de carreras de informática. El tercer paso de este trabajo de investigación es estudiar el tema desde las perspectiva docente y en ese sentido estoy contactando docentes de ingeniería de software y afines para revelar qué enseñan y cómo lo enseñan.

Hasta el momento he logrado contactar docentes de 22 universidades, no pretendo contactar docentes de todas las universidades de país, pero hay algunas que particularmente me gustaría poder contactar:

  • Universidad de Mendoza
  • Universidad Nacional de Córdoba
  • Universidad Nacional de Rosario
  • Universidad Nacional de Entre Ríos
  • Universidad Nacional de Formosa
  • Universidad Nacional de La Pampa
  • Universidad Nacional de Río Cuarto
  • Universidad Nacional de Santiago del Estero

Si algún lector puede darme una mano para contactar docentes de ingeniería de software de estas instituciones le estaré muy agradecido.

Algunos números de la educación en computación en Argentina

Recientemente mi directora de tesis – Rosita W – publicó un artículo en la revista ACM Inroads, el mismo se titula The Evolution of Computer Education in Latin America: The case of Argentina y me gustó tanto que tengo la intención de incluirlo como material de estudio en mi materia de Ingeniería de Software.

Como su título lo indica, el artículo cuenta la evolución de la educación en computación y provee muchísima información interesante como ser:

  • En 1955 sólo había en Argentina 7 universidades, todas ellas públicas: Córdoba, Buenos Aires, Tucumán, La Plata, Cuyo, Litoral y UTN.
  • Para el año 2000, la situación había cambiado radicalmente: había más de 100 universidades, públicas y privadas
  • En 2011 había 139 instituciones de educación superior con ofertas de estudio en el  área de informática.
  • Existen en la actualidad nueve doctorados en Argentina en el área de computación e informática
  • Se estima que en la actualidad hay unos 120 doctores en computación / informática
  • Cada año, hay unos 20.000 ingresantes en las carreras de computación e informática de los cuales se gradúa menos del 20%.

Más allá de estos números, el artículo hace un relato histórico que cubre desde las primeras iniciativas a mitad del siglo XX hasta la situación actual incluyendo menciones a los procesos militares, la ESLAI y la CONEAU.

En mi opinión, es una lectura obligada para todos los profesionales y estudiantes informáticos de argentina.

Grado y posgrado

La semana pasado asistí a tercera clase presencial del maestría en educación que estoy cursando en la UNLP.  La clase fue sin duda la mejor de las 3 que presencie hasta el momento en la cursada. Como parte de la clase realizamos una actividad grupal que me hizo reflexionar sobre los diferentes perfiles de los alumnos en las carreras de posgrado. Esto me llevo a plantear hipótesis que comparto a continuación.

En una carrera de grado, los alumnos provienen de una formacion media que si bien puede tener distintas orientaciones y distinta profundidad, a mi entender no suele ser tan divergente para una carrera dada. O sea, es comun esperar que alguien que piensa en estudiar  derecho tenga una formacion media orientada a humanidades, mientras que alguien estudiando ingenieria es mas posible que tenga una formacion media tecnica. Al mismo una finalizada la carrera de grado y ya entrando en la vida profesional la gran mayoria de los egresado de una carrera se desempenan en un campo con cierta amplitud pero bastante alineado.

En el caso de los posgrados, creo que la situación es distinta. En primer lugar la gente que ingresa puede venir con formaciones radicalmente distintas. En el caso particular del posgrado que estoy haciendo, hay informáticos, gente de ciencias de la educación, médicos, músicos y profesores de ingles y de educacion fisica. Al mismo tiempo, una vez finalizado el posgrado campo de trabajo es muchisimo mas variado. Esto hace que mas alla de los conocimientos que forman parte de la currícula propia del posgrado, uno se enriquezca mucho a partir del intercambio interdisciplinario.

El comprimiso docente-alumno

Hace un par de semanas que el Algo3 empezamos a trabajar en el trabajo práctico final. Para ello les pedimos a  los alumnos que formen grupos y asignamos un docente tutor a cada grupo para guiarlos. El docente tutor juega distintos roles: por momento es líder, por momentos es cliente y por momentos es usuario.

En ocasiones suele ocurrir que los últimos dias antes de la entrega del TP los alumnos se desvelan programando y llegan a la entrega con las cosas no muy estables y con un estado físico que deja mucho que desear. Esto es algo por lo que yo también pasé en mi época de estudiante de FIUBA y es por eso que desde hace un par de cuatrimestre al comenzar el trabajo en el TP grupal tengo una charla bastante profunda con mis grupos para explicar el espíritu de la materia y en base a ello establecer una forma de trabajo ordenada para llegar a la entrega en forma óptima.

Mi objetivo es que al finalizar el TP los alumnos haya aprendido y aplicado los conceptos y herramientas vistas en el transcurso de la materia. A lo largo del desarrollo del TP procuramos trabajar en base a iteraciones semanales buscando el compromiso de trabajar con foco en un entregable de una semana a la otra (dicho entregable no siempre es código, puede que sea el diseño de algún módulo por ejemplo). A lo largo del TP manejamos 2 o 3 entregas formales que serian equivalentes a releases. En general para llegar a un release/entrega hay un trabajo de al menos 3 iteraciones. Como tutor intento que los grupos trabajen de forma fluida de modo de evitar tener una sobrecarga de trabajar sobre la fecha de entrega. Es más, siempre les digo no trabajar durante la noche anterior a la entrega: si la entrega es el jueves, el miércoles a las 22 a más tardar deberían congelar el desarrollo y en todo caso trabajar en detalles de presentación como correcciones ortográficas y cosas de ese estilo.

La cursada debe ser un win-win para el alumno y el docente. Yo como docente quiero que la mayor cantidad de gente posible aprenda lo que enseñamos en la materia, cuanto más aprobados y cuanto mejores las notas mejor es para el equipo docente. Al mismo tiempo, ¿que más quiere el alumno que aprobar las materia y aprender los conceptos de la misma?. De cara a esto es que aliento a los grupos que me escriban mails en caso de dudas en lugar de esperar a la clase presencial. Al mismo tiempo cuando recibo un mail intento contestarlo a la brevedad.

No le veo sentido y no me gusta que mis alumnos lleguen destruidos el dia de entrega. Claro está que si no aparecen en las clases, no mandan mails y pretenden aprobar el TP como paracaidistas voy a ser riguroso en la corrección. Pero al mismo tiempo si demuestran compromiso y los veo trabajar voy a tener una consideración absolutamente distinta, siendo incluso bastante flexible, por creo que no solo el conocimiento cuenta, sino que la actitud y la predisposición también son importantes.

Bueno, estas son algunas de mis ideas sobre la educación, tengo algunas más pero por el momento creo que esto es suficiente.