Docencia: vocación vs. obligación

En FIUBA la gran mayoría de los docentes en el área de computación son de dedicación parcial lo cual básicamente significa que van a la facultad a dictar una materia y listo. Esta dedicación parcial implica formalmente de ~10 horas semanales y un sueldo en sintonía con eso, con lo cual muchos de estos docentes ejercen la docencia más por gusto (¿vocación?) que por necesidad, ya que casi todos «viven» de su trabajo en la industria. Más aún, algunos ni siquiera tienen nombramiento formal, lo cual implica que no perciben un sueldo. Al mismo tiempo, en general no hacen investigación ni ninguna otra actividad en la universidad salvo tal vez colaborar en alguna cuestión como participar de una comisión asesora o dirigir los trabajos finales de los alumnos. Es posible que esta situación también ocurra en alguna otra institución pero no puedo asegurarlo. En lo personal, esta situación de FIUBA yo solía verla como «inconveniente» ya que a nivel institución esos docentes de dedicación parcial no generan conocimiento (publicaciones formales) pues no se hacen investigación. Esto hace que sean muy pocas las publicaciones formales en el área de computación con filiación FIUBA.

Por otro lado tampoco me parece conveniente que todos los docentes de una carrera sean de dedicación completa/exclusiva, porque en un área de ingeniería es necesario una dosis de «mundo real» que viene dada por el ejercicio en la industria.

Pero hace un par de meses tuve una charla con un docente investigador del área de computación de otra institución que me comentaba que gran parte de sus docentes son de dedicación completa/exclusiva y que como tales hacen hacen investigación. Y más aún, varios de ellos solo quisieran dedicarse a hacer investigación pero que por reglamentación están obligados también a dar clases. ¡Ooopss! docentes que no quieren hacer docencia.

Este me hace pensar que en la situación de FIUBA no es tan mala, al menos en términos de docencia pues como mencioné, gran parte de los docentes ejercen la docencia por «vocación»* . Sin embargo, creo que es necesario lograr una balance a nivel institucional para poder tener docentes que hagan investigación (lo cual requiere cargos de mayor dedicación) y docentes «de industria» (practitioners, como se les suele llamar a la gente de industria en los en ámbitos académicos).

* sin duda que hay más motivaciones que la pura vocación, algunos harán docencia para sumar antecedentes, otros para continuar aprendiendo, pero mi punto es que en general esos docentes no lo hacen «por necesidad» ni obligación.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.