Docencia: entre satisfacciones y frustraciones

Desde hace más de 20 años que trabajo en docencia. Actualmente ejerzo la docencia en distintos ámbitos. Por un lado dicto dos materias en universidades públicas y por otro lado dicto capacitaciones «informales/no académicas» en el ámbito privado.

Una de las principales diferencias que percibo en estos dos contextos es la motivación/predisposición de los estudiantes. En general, la gente que participa de mis cursos «informales/no académicos» lo hace por motivación propia (aunque de vez en cuando hay gente que es enviada por su empresa, es un número muy reducido). Al mismo tiempo, quienes cursan mis materias en la universidad lo hacen obligados por el plan de estudios ya que se trata de materias obligatorias en las que mi curso represente la única opción (siendo preciso, hay un pequeño porcentaje de alumnos que tiene la posibilidad de hacer la materia en otro curso, pero esto no cambia mucho la discusión en este artículo). Esto hace que en general los alumnos vengan en primera instancia con un objetivo: aprobar la materia. Para algunos alumnos ese es el único objetivo mientras que otros, más allá de aprobar, quieren aprender. Desde mi perspectiva docente, mi objetivo es siempre, independientemente del contexto, que el alumno aprenda. En el contexto académico, dada la forma en que están organizadas mis materias, si el alumno aprende es seguro que también aprueba.

El proceso de enseñanza-aprendizaje no es lineal, es un proceso con ideas, vueltas y roscas. Y muchas veces para alcanzar un objetivo hay que dar algunas vueltas que pueden resultar a simple vista sin sentido pero que tienen su razón de ser. Respecto de este proceso me gusta citar la película Karate Kid, donde Daniel quiere aprender Karate y el Maestro Miyagi lo pone inicialmente a encerar autos, pintar cercas, etc. Inicialmente Daniel no dice nada y sigue las instrucciones de Miyagi, pero luego de un tiempo Daniel empieza a desconfiar de Migayi hasta que en un punto se revela. Es ahí cuando Miyagi le hace ver a Daniel como es que el pulido no es más que una forma de entrenar un técnica central de defensa de Karate. Este es exactamente el flujo en mis materias, durante mitad de la materia los alumnos se la pasan «puliendo autos» para en segunda mitad construir software de manera metódica y profesional a partir de las técnicas de «pulido de autos» que estudiaron en la primera mitad.

En ocasiones uno se encuentra con estudiantes comprometidos, dedicados, que se nota claramente que quieren aprender. Eso resulta una motivación para el docente. Pero también hay estudiantes que solo quieren aprobar y casi que cualquier cuestión que no ven directamente relacionadas con su objetivo de aprobación se convierte en una queja o desconformidad. Hay algunas situaciones donde esto queda muy en evidencia, una de ellas son las retrospectivas. En las dos materias que dicto la retrospectiva es una de las prácticas que estudiamos, pero al mismo tiempo es una práctica que utilizamos para mejorar la materias. Entonces tenemos como un 2×1, al hacer una retrospectiva de la materia estamos identificando mejoras para la materia pero al mismo tiempo estamos mostrando a los alumnos «desde dentro» cómo es una retrospectiva.

El uso de retrospectivas con los alumnos nos ha ayudado ha mejorar varias cuestiones de la materia. Al mismo tiempo resulta muy gratificante ver que algunos alumnos valoran positivamente ciertas cuestiones respecto de la forma de dictado de nuestra materia. Pero no todo es color de rosa y algunos otros utilizan la retrospectiva como un espacio de queja. Caso típico: alguien escribe anónimamente un post-it diciendo «hay videos que están desactualizados», entonces preguntamos qué videos y nadie dice nada, esa no es una crítica constructiva, es solo una queja que no resulta útil para la mejora. Tenemos más de 20 videos, algunos de ellos sobre el uso de herramientas las cuales suelen evolucionar haciendo que algún video pueda quedar desactualizado. Si el alumno realmente tuviera una intención de aportar a la mejora, mínimamente nos indicaría cuál es el video que considera que está desactualizado. Otra situación típica en las retrospectivas de la materia son las opiniones contradictorias: algunos creen que deberíamos dar menos videos y más lecturas mientras que otros prefieren menos lecturas y más videos. Estas cuestiones ya responden a gustos personales y se repiten respecto de distintos temas: lista de correo vs. discord, ruby vs. python, etc.

Otra situación gratificante es cuando vemos a los alumnos haciendo consultas que evidencian que entendieron un tema.

En los tiempo que corren, que las clases son virtuales, resulta muy frustrante dar una clase para más de 20 alumnos y ver apenas un puñado de alumnos participando de la clase y aún menos con cámaras encendidas. Uno siente que está hablando al aire, haces una consulta y nadie responde, ni Si, ni Ok, ni No, ni Jodete. Solo silencio.

Algunos de los que hacemos docencia los hacemos por gusto, no por necesidad. Particularmente en el rubro software, la industria ofrece sueldos incomparables con los de la academia. Es por ello que la mayoría de los docentes de las carreras de informática vivimos de nuestros ingresos de la industria y hacemos docencia por motivos no económicos. Típicamente, muchos de nosotros trabajamos en la industria la mayor parte del día y damos clases por la tarde/noche luego de un intenso día con situaciones no siempre amistosas, pero intentamos dejar «la mochila» a un lado y entrar a clase con la mente en blanco de cara a ofrecer a los alumnos la mejor experiencia de aprendizaje posible. Lamentablemente esto no siempre es valorado por los alumnos. Por momentos tengo la sospecha de que algunos alumnos se conectan a la clase, no encienden la cámara, apenas enciende el micrófono al comienzo de clase para dar el presente y luego se van a hacer otra cosa. Más aún, en alguna ocasión me ha pasado de terminar la clase un poco más temprano de lo habitual y ver que algún alumno sigue conectado a pesar que la clase terminó, los alumnos se desconectaron y «el aula virtual» está vacía y en silencio.

Si bien al ver la balanza la satisfacción de dar clases supera las frustraciones, por momentos tengo la sospecha de que sería mucho más positivo si dictara una materia optativa, en la que los alumnos no se anoten estando obligados sino por una motivación de estudiar el tema de la materia. Esta es una idea que me viene dando vueltas hace un tiempo y que cada vez me suena con más fuerza. Sumado al hecho de que hay ciertos temas avanzados de ingeniería de software que me resultan muy interesantes pero que exceden por mucho mis materias actuales, es posible que dentro de un par de cuatrimestres pida un cambio de materia.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.