Todo un día de troubleshooting y el problema era el DNS

Resulta que conseguimos un nuevo servidor para instalar el Jenkins. La instalación como de costumbre fue muy simple, lo que llevó un poco más de trabajo fue configurarlo para que buildeara (este término me parece que no existe) nuestro proyecto.

Como parte de nuestro proceso de despliegue, era necesario que uno de los Jobs ejecutara un merge de svn.

Estuve 2 horas para hacerlo funcionar. Resulta que al correr el job obtenia un error del svn diciendo que no podia conectar al servidor. Entonces entré a probar distintas cosas para encontrar la razón del error. Me conecté al server svn, me dió ok. Revisé el plugin de conexión a svn y googleando encontré que podia haber problemas con mi versión, entonces lo actualicé. Volví a probar, el mismo error. Actualicé la versión de svn, el problema persistia. Empecé a pensar que el problema estaba en servidor svn, pero desde mi máquina conectaba OK. Pensé que habría un problema con el job, entonces cree otro. Al pepe, el error persistía.

Así seguí probando cosas, hasta que finalmente escribí al proveedor del servicio quien me confirmó que el servicio estaba funcionando bien y me preguntó que DNS estaba usando. Me fijé en el server y estabamos usando el DNS de Google, lo cual «me dejó tranquilo». Pero para mi sorpresa la gente de soporte del servicio svn me indicó que el DNS de Google no es una buena opción y que durante el año anterior habian tenido varios problemas. ¡Ja! ¿¡quien lo iba a imaginar!? Esta es la respuesta textual de la gente de soporte:

I would not recommend using Google’s DNS, it’s been very flakey the past year, so much so we no longer use it internally at all. Here are some other options: UltraDNS, Dynect, OpenDNS, Norton DNS.

Bueno, en sí, no fue todo el día, pero fue mucho más de lo que debería haber sido.