Censo Docente UBA (-10)

Ayer completé el censo docente de UBA. Me cuesta describir el sentimiento que me generó, creo que está en tristeza e indignación:

  • Tristeza porque a nivel usabilidad el sistema del censo deja mucho que desear y dado que estoy muy involucrado con la institución, me duele que contando con excelentes profesionales, no se haya podido generar un sistema mejor.
  • Indignación, porque a los a que hicieron ese sistema habría que encarcelarlos de por vida. No entiendo que pasó por la cabeza de quien hizo el sistema. Es evidente que no es una cuestión de un programador solamente, sino también del usuario que encargó el sistema.

El censo es básicamente un serie de preguntas divididas en varias páginas, donde la cantidad de preguntas es dinámica. Entre los puntos destacados están:

  • Positivo: al final de cada página es posible guardar las respuestas y seguir completando el resto en otro momento.
  • Negativo: una vez completada y guarda una página, no es posible volver a modificar un dato ingresado.
  • Negativo: el sistema no ofrece ningún medio de contacto para consultas técnicas y/o envió de feedback.
  • Negativo: campos de selección (lo que técnicamente llamamos dropdown list) con muuuuuchos items, lo cual resulta muy incómodo
  • Negativo: algunas preguntas no estaban redactadas de forma clara, con lo cual es posible que haya mandado frutanga.

Una vez que lo completé quise enviar feedback, pero como no encontré ningún medio para hacerlo en el sitio del censo, terminé enviando el feedback vía el libro de visitas de la página de la UBA.

Como la crítica por si sola no suma, me ofrezco a dar una mano (en forma totalmente gratuita) para mejorar el sitio o incluso para actuar como consultor en la construcción de otros sistemas de la universidad.

Con lo cual, si alguien conoce a los responsables del sistema del censo, por favor que no dejen de contactarme.